logo paquebote
3 libros encontrados buscando autor: Alejandro Fernández-Osorio

www.paquebote.com > Alejandro Fernández-Osorio

Orden: · Ver: · Tipo:
ISBN:

9788494294143

Magaya

Editorial: Impronta   Fecha de publicación:    Páginas: 80
Formato: Rústica
Precio: 12,00
Añadir a la cesta
Disponible. Normalmente se envía en 7/14 días


ISBN:

9788418286780

Tayu

Editorial: Trabe    Páginas: 96
Formato: Rústica
Precio: 15,00
Añadir a la cesta
Disponible. Normalmente se envía en 3 días.

Alejandro Fernández-Osorio (Vil.layana, L.lena, 1984). Psicólogu y escritor, ye autor de los llibros La exactitud del instante (2008), Frontería (2011), JC (2015), Magaya (2016) y Tayu (2021). Por ellos concediéron-y los premios Asturies Xoven de Poesía y Narrativa, el Premiu de la Crítica d’Asturies y el «Xuan María Acebal» de Poesía. Exerce y vive en Madrid.

Tayu ye’l so segundu llibru n’asturianu depués de Magaya. Pensáu como la siguiente posa nuna obra sele y firme que busca remirar l’Asturies na que se cría, compónse a camín ente la poesía y l’ensayu. Nesti casu detenémonos na mina como casa y mitu familiar; nel tayu (y la so polisemia) como llugar d’orixe. L’autor conxuga nél dellos paisaxes identitarios: lo familiar, lo político, lo emocional, lo antropolóxico o lo psicoanalítico, consiguiendo traer a xuiciu los mitos propios y evocar un paisaxe únicu ente lo realista y lo simbólico. Con un resultáu d’una fuercia y una honestidá ablucante, l’autor sigue na construcción d’un universu propiu y singular onde lo personal ye voz de lo comunitario, llogrando trespasar les fronteres hacia lo universal que nos «taya» a toos.Alejandro Fernández-Osorio (Vil.layana, L.lena, 1984). Psicólogu y escritor, ye autor de los llibros La exactitud del instante (2008), Frontería (2011), JC (2015), Magaya (2016) y Tayu (2021). Por ellos concediéron-y los premios Asturies Xoven de Poesía y Narrativa, el Premiu de la Crítica d’Asturies y el «Xuan María Acebal» de Poesía. Exerce y vive en Madrid.

Tayu ye’l so segundu llibru n’asturianu depués de Magaya. Pensáu como la siguiente posa nuna obra sele y firme que busca remirar l’Asturies na que se cría, compónse a camín ente la poesía y l’ensayu. Nesti casu detenémonos na mina como casa y mitu familiar; nel tayu (y la so polisemia) como llugar d’orixe. L’autor conxuga nél dellos paisaxes identitarios: lo familiar, lo político, lo emocional, lo antropolóxico o lo psicoanalítico, consiguiendo traer a xuiciu los mitos propios y evocar un paisaxe únicu ente lo realista y lo simbólico. Con un resultáu d’una fuercia y una honestidá ablucante, l’autor sigue na construcción d’un universu propiu y singular onde lo personal ye voz de lo comunitario, llogrando trespasar les fronteres hacia lo universal que nos «taya» a toos.


ISBN:

9788480536578

Frontería

Editorial: Trabe    Páginas: 56
Formato: Rústica
Precio: 6,50
Añadir a la cesta
Disponible. Normalmente se envía en 3 días.

Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.Como ser indefinido, el ser humano no puede prever a dónde deba llegar, pero lo que tampoco puede es renunciar a seguir tendiendo hacia otro estado superador de cualquier presente dado. Y esto es especialmente el estatuto del hombre. Pero buscando una mejora constante y en virtud de una paradoja, en realidad, lo que consigue es una constante alteridad, el hacerse constantemente otro, aunque no mejor (eso pertenece a las utopías pero nunca a la realidad).Así se convierte en un proceso de realización improvisada e improvisadora de sus fórmulas y enfoques, que ha de ir logrando su mismidad a fuerza de alteraciones, a base de ir dejando de ser lo que se es para ir siempre llegando a ser lo que todavía no se era. Y esto es ya un constante trasponer una frontera, la del presente (el futuro siempre está más allá del sí mismo, del sí-mismo de cada situación e instante)._x000D_

Se vive el hombre como ser esencialmente fronterizo, que nunca puede replegarse y descansar definitivamente a uno u otro lado de la línea.Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturies, 1984). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y Especialista en Psicoterapia, es Máster en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. Frontería es su segundo poemario publicado después de «La exactitud del instante» (2008). Actualmente combina la docencia universitaria con la clínica psicológica en Intro Psicoterapia, su consulta privada de Madrid, ciudad en la que continúa viviendo y escribiendo.



[1-3]  

Si no ha encontrado el libro que busca, pinche en nuestro servicio de Pedido Directo y pídanoslo.

Volver a Página Principal

Otras novedades


© Paquebote 1998-2022 Todas las secciones | Ayuda | Aviso Legal